Noticias Entretenimiento

Lo ultimo en noticias del espectáculo

isabel sartorius y su dificil vida amorosa del rey felipe vi a javier soto fitz james stuart por que nunca se ha casado la hija del marques de marino

Isabel Sartorius y su difícil vida amorosa: del rey Felipe VI a Javier Soto Fitz-James Stuart, ¿por qué nunca se ha casado la hija del Marqués de Mariño?

Agosto de 1989. El Príncipe Felipe aparece fotografiado en aguas de Mallorca, en la lancha...

Agosto de 1989.
El Príncipe Felipe aparece fotografiado en aguas de Mallorca, en la lancha Somni, junto a varios amigos, entre ellos una joven rubia de ojos azules a la que dedica especial atención. Las primeras fotografías las publicó la revista Diez Minutos, pero no supo poner nombre a la joven fotografiada junto al Príncipe. Fue «¡Hola!», un mes después, la que la identificó como Isabel Sartorius, hija del Marqués de Mariño, Vicente Sartorius Cabeza de Vaca, y la argentina Isabel Zorraquín. Sus padres estaban separados lo que levantó más de una ceja entre los monárquicos más conservadores.

La joven estudiaba Relaciones Internacionales en Madrid –tras pasar por la Universidad de Georgetown y la American University, en Washington y trabajar en la sede de la ONU–, y era cuatro años mayor que el Heredero, que tenía 21 años. Su relación nació de un auténtico flechazo –según ella misma lo describió en sus memorias de hace unos años–, tras conocerse en una cena de amigos comunes varios meses antes. La confirmación del noviazgo llegó por parte de su madre, en abril de 1990. Antes de su relación con el Príncipe había salido durante tres años con Ricky Fuster, intimo amigo de don Felipe.

Los medios empezaron a investigar a Isabel y a comentar cualquier pequeño detalle. La vida de la joven no era fácil. Tras el divorcio de sus padres, se crió lejos de su progenitor en Lima (Perú) y fue testigo desde niña de las adicciones de su madre y de los graves problemas económicos por los que atravesaba. Para evitar ser fotografiada con el Príncipe, Isabel salía, a menudo de su casa escondida en el maletero de un coche. Solían verse en una finca de su familia, en Peraleda de la Mata, Cáceres. Pero la presión empezó a ser insoportable. Toda España emitía juicios sobre si sería una buena reina de España, sobre si sería la «adecuada».

Don Felipe, al que ella llamaba su «príncipe azul», siempre intentó apoyarla, pero la situación se fue volviendo invivible para Isabel. La relación se rompió en agosto de 1991. Tiempo después, Isabel se marchó a Londres, aunque la relación con el Príncipe desembocó en una gran amistad que todavía continúa hoy y que también comparte la Reina. Hace unos años, la revista «¡Hola!» publicó unas fotos exclusivas en las que aparecían Isabel y doña Letizia tomando una coca-cola en una cafetería cercana al Palacio de la Zarzuela, en El Pardo. Isabel conoció a doña Letizia, en palacio, apenas una semana después de haberse anunciado su compromiso matrimonial.

Isabel Sartorius en la Feria de Libro. / gtres

Tras la relación con don Felipe, las relaciones de Isabel siempre fueron complicadas. Se la relacionó con el empresario Fernando Ballvé y con el cantante y compositor José María Cano. Unos años después, Isabel volvió a llamar la atención por su singular noviazgo con Javier Soto Fitz-James Stuart, de 30 años, sobrino de la Duquesa de Alba y conde de Montalvo. Isabel y Javier se conocieron el 14 de septiembre de 1996 y mes y medio después Isabel se quedó embarazada. En junio de 1997, nació Mencía. Él vivía en Londres, donde trabajaba en la City y ella trataba de dejar atrás, en la capital británica, los tumultuosos años como novia del Príncipe. Su relación fue un constante vaivén, pero, a pesar de los rumores y de un anuncio en «¡Hola!», en septiembre de 2001, nunca se casaron. Tras la separación, él regresó a Madrid y contrajo matrimonio, el 18 de octubre de 2003, con María Chávarri, hermana de Marta Chávarri, y bisnieta del Conde de Romanones, y tuvo dos hijos con ella, antes de divorciarse en 2016. Javier Soto es el dueño del Castillo de Belmonte, uno de los más importantes de España, donde se rodó «El Cid» en los años sesenta, con Charlton Heston y Sofía Loren. Hoy, tras una minuciosa restauración, se puede visitar. La fortaleza se empezó a construir en 1456 de la mano de Juan Pacheco, primer marqués de Villena y tercer señor de Belmonte.

Te recomendamos

Casi tres décadas después de encarnar el primer amor de Don Felipe, Isabel rehizo su vida junto a César Alierta, expresidente de Telefónica entre 2000 y 2016, con quien mantuvo una muy discreta relación desde 2017. La pareja sorprendió por la gran diferencia de edad, 20 años. Se conocieron cuando ella trabajaba en la Fundación Teléfónica, en un viaje de cooperación a África, y tuvo que dejar su puesto por esa razón. Él acababa de perder a su esposa Ana Cristina Placer, fallecida en 2015. La relación con Alierta parece que empezó como una buena amistad y se consolidó en una pareja que duró tres años. Se separaron en el verano de 2020 aunque siguen manteniendo una profunda amistad, algo que parece habitual en Isabel con sus exparejas. La relación fue complicada por los problemas de salud del empresario. Sufrió dos infartos a causa de los cuales pasó varios meses en coma inducido y enfermó de coronavirus, en el verano de 2020. Pasaron la cuarentena separados. Él se fue a vivir a Zaragoza y eso parece que propició la ruptura, que afectó profundamente a Isabel. Pero se siguen viendo con frecuencia.

Este Articulo puede contener información publicada por terceros, algunos detalles de este articulo fueron extraídos de la siguiente fuente